Obama en Cuba, un primer paso de un largo camino

Posted on

Por Pedro M. Otero Cabañas

foto archivo

La anunciada visita del presidente Barcak Obama a Cuba ha disparado los titulares de la prensa mundial y generado expectativas acerca del futuro de las relaciones de la Isla con Estados Unidos.

El tema es sobradamente importante, porque no solo se trata de cómo ambas partes ajusten sus vínculos para llegar a la normalización de éstos, en medio de un largo e histórico diferendo, sino por el significado que tiene cada nación en relación con los más importantes y diversos asuntos que hoy preocupan al Mundo.

Si Estados Unidos es reconocido como la mayor potencia militar y económica, Cuba no es un contendiente a subestimar, si la asumimos como una fuente de riquezas morales y volutivas que le ha ganado la simpatía de todas las naciones y hombres honrados del planeta. De ahí el justificado interés despertado por esta visita, que deberá concretarse entre el 21 y el 22 del presente mes, de acuerdo con lo informado por las autoridades de los dos países.

No se conoce públicamente aún la agenda que Obama desarrollará en Cuba, pero cualquiera que sea, interactuará con una sociedad distinta a las que conoce, con un pueblo laborioso y alegre, que ha hecho de la justicia social y los derechos humanos un principio inalienable.

Algo que apuntan con mucho tino los estudiosos del diferendo cubano -estadounidense es que con su visita a La Habana, el actual titular de la Casa Blanca buscaría además fortalecer lo conseguido hasta ahora en sus relaciones con Cuba. Ello volvería irreversible este proceso iniciado durante su mandato y lo protegería de cualquier improvisación del gobierno que resulte en las elecciones de noviembre en Estados Unidos.

En lo inmediato, Obama podría allanar aún más el camino del entendimiento bilateral, si continúa vaciando el contenido del bloqueo financiero y económico que se mantiene sobre Cuba y al menos reconocer el derecho que le asiste a los cubanos en el reclamo de la Base Naval que ocupa la marina de Estados Unidos desde hace más de un siglo.

O sea, hay todo un expediente de acciones anticubanas que Washington podría comenzar a desmontar en el largo camino de la normalización de relaciones con Cuba. Sin dudas la visita de Obama este mes es un hito, un punto de partida en otra etapa de la convivencia entre ambas naciones, ya no como enemigas, sino como vecinas cercanas.

Sirve también para mostrar que cualesqueira que sean las difererencias entre países, estas pueden solucionarse mediante el diálogo y la comprensión mutua.

Editado por Pedro Manuel Otero
tomado de RHC
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s