“Ultras” de Miami: Paranoia a plena luz

Posted on

55 aniversario cdrPor  Nicanor León Cotayo

Debido, en primer lugar, a la gradual normalización de los nexos entre Cuba y Estados Unidos.

Uno de sus periódicos, Diario las Américas, lo corroboró este lunes con un artículo abiertamente grotesco.  

Bajo la firma de Iván García empezó lanzando una mentira  tan evidente que disminuyó seriedad al resto de sus párrafos.

Según el rotativo, los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) “instan a agredir verbal y físicamente a los disidentes”.

Luego fue tan lejos como valorar peor a esa organización social que lo sucedido durante el régimen de Adolfo Hitler en Alemania.

Ni siquiera la Alemania nazi, escribió, tenía estructurado un sistema vecinal de cooperación con los servicios de espionaje del Gobierno.

Probablemente que “lo más parecido sean las temibles Camisas Negras de Benito Mussolini”, un cuerpo paramilitar autor de numerosos episodios de violencia y agresión física o verbal en la Italia de los años 20 del siglo pasado.

Todo eso pareció contradecirse  después al manifestar que Fidel Castro fundó una organización que lo mismo participa en una campaña de vacunación infantil contra la  poliomielitis que en la recogida de materias primas.

Y admitió su extraordinaria masividad al escribir que, a partir de los 14 años de edad, vecinos de cada barrio ingresan en la agrupación.

Hace dos décadas, narraron, además de la vigilancia colectiva, hacían guardias nocturnas para proteger intereses sociales “y efectuaban “donaciones voluntarias de sangre”.

Vale puntualizar que esas actividades, dada la realidad circundante, se hacían hace 20 años y no han desaparecido.

Curioso que en la organización virtualmente igualada con huestes de Adolfo Hitler y Benito Mussoline sus integrantes hagan numerosas donaciones de sangre voluntarias para empleo social.

Si fuese necesario añadir un dato más, baste recordar que, según el artículo, sin una carta del CDR es imposible ascender en el extravagante tejido social cubano.

Pero también cuando afirmó que en el siglo XXI “es un ripio sin fuerzas ni para organizar fiestas entre vecinos tomando caldosa y bailando”.

¿Merece una respuesta eso último? No, a la vista de todos, ya la ofrecieron muy concurridas  festividades por el 55 aniversario de esa organización social.

La ultraderecha de origen cubano de Miami es una fiera muy herida que exhibe su actual paranoia a plena luz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s