Posted on

Escrito por  Nicanor León Cotayo

Bob MenéndezEl Nuevo Herald dijo este martes que el hecho revoletea como una sombra alrededor del senador demócrata.

Un periodista de ese diario, Jay Weaver, afirmó que los abogados defensores de Bob y del multimillonario dominicano   Salomón Melgen abrieron fuego contra el Departamento de Justicia.

¿Motivo? Le acusan de inventarles un “caso contaminado” de corrupción.

Según los juristas, la pesquisa se basó al inicio en alegaciones “falsas” con fines políticos de que ambos tuvieron sexo con prostitutas menores de edad en República Dominicana.

El Departamento de Justicia respondió ahora que tales argumentos habían sido corroborados “durante los primeros días de la investigación”.

No obstante, subrayó una nota de esa entidad, ni Menéndez ni Melgen fueron incluidos por tal suceso en la causa de corrupción   abierto en Newark (un área de Nueva Jersey).

Cuando la fiscalía federal de Miami examinó las primeras acusaciones sexuales, presentadas por el FBI contra  ambos implicados, determinó que  “eran endebles”.

Alegando ese pretexto, revelaron fuentes policiales, en ningún momento llegó la imputación de culpa ante el Gran Jurado que ha seguido el caso desde 2013.

Pero una nueva investigación ganó fuerza cuando en abril del actual año el Departamento de Justicia presentó cargos de tráfico de influencias contra ambos reos.

Funcionarios acusaron a Bob de proporcionar favores políticos a Melgen a cambio de “regalos”.

Entre esos últimos, viajes no reportados con el médico de Palm Beach en su avión privado a la mansión que posee en República Dominicana.

La defensa se atrevió a pedir  echar a un lado el proceso legal contra los mezclados en el escándalo.

Pero en su acta, la fiscalía mencionó múltiples alegatos de testigos ante un Gran Jurado y declaraciones hechas al FBI.

Todo ello, curiosamente, “sellado en actas judiciales y otros lugares de no fácil acceso”.

La fiscalía del Departamento de Justicia escribió: “los cargos de corrupción no están contaminados por alegaciones no probadas de que ellos solicitaron prostitutas menores de edad”.

Y agregó: “Testigos describieron una fiesta a la que asistió el acusado Melgen en Casa de Campo, donde tenía una residencia, y que el acusado Menéndez visitaba a menudo, en la que participaban prostitutas”.

El documento jurídico añadió un suceso tan o más delicado, y muy difícil de refutar:

“Melgen ha traído a numerosas chicas jóvenes de Estados Unidos y otros países en su avión privado a la República Dominicana”.

“Uno de sus pilotos, dice el acta jurídica, describió a ‘chicas jóvenes” que ‘parecían prostitutas’ y que habían viajado varias veces” en el avión privado de su jefe.

A pesar de todo, la oficina de Bob Menéndez interpretó el comportamiento del Departamento de Justicia como un ataque rastrero contra el senador.

Pero el ex fiscal de la mencionada institución Joseph A. DeMaria no se mostró sorprendido por la respuesta de la Casa Blanca.

Cuando un acusado señala a su gobierno de conducta impropia,  la respuesta generalmente detalla toda la evidencia acusadora que ha reunido el gobierno”, afirmó DeMaria, quien trabaja como abogado en Miami.

“Es por eso que acusar de este modo a Washington puede resultar muy arriesgado”.

La investigación federal, recuerda el Herald, comenzó hace tres años dando a conocer la existencia de orgías sexuales con chicas menores de edad en la residencia de Salomón Melgen.

Este último, un cálido e íntimo amigo del senador Bob Menéndez, ha sido su principal   “donante” en campañas electorales.

tomado de Cubasí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s